Por qué la acuicultura es imprescindible para el consumidor

Por qué la acuicultura es imprescindible para el consumidor

¿Crees que los consumidores deben preocuparse por su propia alimentación y por la de sus hijos? La respuesta es obvia: un rotundo sí. Con la acuicultura, sector dedicado al cultivo de animales acuáticos y algas, es más fácil conseguir una buena alimentación, por ello, resulta imprescindible.

La familia Gorines formada por Natalia, Pepe y su hija Carolina -ella es office manager de una gran compañía española y él, cocinero retirado- tiene especial interés en la alimentación de toda la familia, sobre todo en la de su hija, que además de estar en edad de crecimiento, es una niña deportista federada que para estar al máximo nivel necesita que su alimentación sea la más adecuada posible.

Mujer sujetando un pescado

“La alimentación de nuestra hija es una de nuestras prioridades, también en un sentido educativo. La educación nutricional debe ser básica en su vida ya que contribuye a un estilo de vida saludable fundamental para su desarrollo y posterior vida adulta”, afirma Pepe.

En casa de esta familia se apuesta por la cocina mediterránea; verduras, pescados, aceite de oliva, legumbres, pastas integrales y, más reducido, el consumo de carnes y aves.

Natalia asegura: “El pescado es fundamental en la alimentación de nuestra hija Carola, que lo consume como mínimo tres veces a la semana”. El padre incide en la forma de prepararlo: “No solamente lo toma a la plancha, frito o al horno; también al vapor, guisado con legumbres o con verduras”.

De la acuicultura, el cocinero destaca: “Es tan variada la oferta de joyas acuícolas que muchas veces es difícil elegir el menú semanal porque te dan ganas de comprarlo todo”. Además, apuntilla: “No quiero caer en obviedades, pero no sobra recalcar que el perfil nutricional de los pescados de acuicultura es notable. Y si hablamos de sus propiedades culinarias, estos pescados ofrecen maneras casi infinitas de disfrutar de ellos. También de mariscos como moluscos y langostinos, con los que se puede jugar a cocinitas con los niños, mezclando y guisando de mil formas y el resultado final siempre es fantástico”

La importancia de un buen plan nutricional 

Yolanda Fleta y Jaume Giménez son cofundadores de Nutritional Coaching, una empresa consultora dedicada al asesoramiento nutricional y a la nutrición deportiva, pionera en el mundo en el coaching nutricional. “Tenemos claro que un buen plan nutricional es un enfoque de alimentación diseñado ad hoc que debe considerar todos los aspectos de la persona, para satisfacer sus necesidades y promover su salud”, afirman al unísono. Según ambos profesionales, a la hora de diseñarlo se debe considerar el gasto calórico, la rutina y los propios tiempos, el trabajo, el poder adquisitivo, los hábitos, la cultura, la religión, las emociones y relaciones que pueda tener con la comida, los gustos y preferencias.

Yolanda Fleta y Jaume Giménez , cofundadores de Nutritional Coaching

Todo ello, sin dejar de lado la variedad, el equilibrio, la seguridad e inocuidad alimentaria y que sea completa en términos de macro y micronutrientes. Además, es importante que se considere el acceso y la disponibilidad alimentaria. A todo lo anterior, agregan que debe ser sostenible a largo plazo. Y aquí entra en juego la acuicultura. “El consumo de pescados es importante por su contenido en nutrientes, y el facilitar la disponibilidad de pescado y marisco a la población es positivo”, aseveran. En la acuicultura española, gracias a la tecnología y las buenas prácticas, la calidad y nutrientes de sus productos son del todo equiparables a la pesca extractiva, con la ventaja de tener una trazabilidad que permite conocer al detalle las características y origen de cada producto.

Deportistas y alimentación: cómo cuidar este aspecto fundamenta 

José Luis Escudero es entrenador nacional de atletismo y exatleta. Considera el pescado un alimento indispensable en la dieta de un deportista, tanto de élite como aficionado. “El pescado tiene muchas virtudes, no solo por sus nutrientes, también por su digestibilidad”, asegura.

Escudero enumera los pescados preferidos por los deportistas: “El atún rojo y el salmón son muy apreciados por su alto contenido en Omega 3, y los pescados blancos como como el rodaballo, el rape, la dorada o la lubina se eligen por su buen sabor y por su bajo índice graso. por su bajo índice graso. Es muy destacable también el gran aporte de proteínas que proporcionan, básicas para mantener el músculo en forma”.

Añadir a las palabras de Escudero que el consumo de trucha arcoíris también es muy saludable ya que su contenido nutricional incluye un índice alto de proteínas, así como de ácidos grasos omega 3, además de gran profusión de minerales.

Sí huyen los deportistas de preparaciones menos saludables como los fritos, pero todos los pescados que pueden consumirse al vapor o al horno son muy demandados. “Con los deportistas ocurre una cosa curiosa. Los aficionados suelen llevar una mejor alimentación que los profesionales, aunque los de élite y los que están vinculados a los CAR (centros de alto rendimiento) llevan una dieta muy estricta donde el pescado es protagonista, y sin los productos procedentes de acuicultura sería complicado seguirla”, afirma Escudero.

El protagonismo de la acuicultura en las dietas recomendadas 

Pescados como la corvina, el lenguado, el rape, el rodaballo, el atún rojo o el salmón, que se ofrecen en las pescaderías españolas son, en su gran mayoría, productos procedentes de la acuicultura. Yolanda Fleta y Jaume Giménez destacan, precisamente, como pescados muy saludables la trucha arcoiris, el atún rojo y el salmón por “ser una buena fuente de proteínas y omega 3. El omega 3 es importante para la salud cardiovascular, la inflamación y la función cerebral”.

En la misma línea se sitúa José Luis Escudero: “Los pescados con alto contenido en omega 3 y en proteínas siempre están en la dieta de los deportistas. En los pescados blancos, uno especialmente apreciado es el rodaballo, que también procede de la acuicultura, por su fácil absorción”, concluye.

En la familia Gorines, los pescados y mariscos de acuicultura son alimentos habituales en su despensa. “La gran ventaja de la acuicultura es que la garantía sanitaria es mucho mayor, tiene unos precios estándar y posee una variedad enorme. En casa, de modo habitual, consumimos dorada, trucha arcoiris, corvina, langostinos, lubina, mejillones y, en ocasiones especiales, atún rojo, lo que no quita que también consumamos pescados de temporada”, afirma Gorines.

Pescados de acuicultura

Natalia se atreve a darnos los preferidos de cada miembro de la familia: “A Carola le gustan todos los pescados, especialmente la trucha y la dorada; a Pepe le encantan el rodaballo, el mejillón y la corvina, y en mi caso, me gustan mucho el atún rojo y los langostinos”, concluye.

Para finalizar, Fleta y Giménez remarcan: “Es muy posible que la acuicultura suponga que el pescado llegue a más personas ya que no solo se limita a zonas con acceso al mar. Reduce costes y permite que los productos puedan llegar a personas que de otro modo no se los podrían costear”.

x
 
Apromar

LA REVOLUCIÓN AZUL HA LLEGADO

¿QUIERES DESCUBRIRLA?

Conoce los compromisos y retos que tiene la acuicultura española y forma parte de esta revolución 

Regístrate aquí