Día Mundial del Agua: Acuicultura, cultivar más con menos agua

Día Mundial del Agua: Acuicultura, cultivar más con menos agua

“El agua no es un bien comercial como los demás, sino un patrimonio que hay que proteger, defender y tratar como tal». Directiva marco del Agua. Directiva 2000/60/CE del Parlamento Europeo y del Consejo. 23 de octubre de 2000.

Hoy, Mercedes Martin, presentadora de Antena 3 Noticias y licenciada en Oceanografía y Medioambiente, nos acompaña en el Día Mundial del Agua para ahondar sobre este bien tan preciado.

foto archivo mercedes martin acuicultura de españa

El agua es un recurso imprescindible para la vida. Sin embargo, el agua dulce es cada vez más escasa. Garantizar su disponibilidad y mejorar su gestión sigue siendo uno de los desafíos más importantes de la Humanidad, incluso, en este año de pandemia. Según el último informe de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), tres de cada diez personas en el mundo carecen de acceso a agua potable, aunque solo sea para lavarse las manos, una de las medidas más efectivas para evitar el contagio.

Toda nuestra existencia depende del agua. Necesitamos agua para beber y asearnos, para producir alimentos, bienes y servicios y también para obtener energía. Pero el crecimiento demográfico y el desarrollo socioeconómico provocan que sea un bien cada vez más escaso. La cantidad de recursos de agua dulce disponible anualmente por persona ha disminuido más de un 20 % en los últimos 20 años. Para 2050 se espera que al menos un 25% de la población mundial viva en un país afectado por la sequía, la desertificación o la escasez crónica de recursos hídricos.

La falta de agua amenaza la seguridad alimentaria

Hoy en día, 3.200 millones de personas en el mundo viven en zonas agrícolas con niveles de escasez de agua elevados o muy elevados.

Se calcula que el 70% de la huella hídrica a nivel mundial está relacionada con la producción de alimento. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Para la agricultura y la ganadería se requieren enormes cantidades de agua, siendo la carne el producto que más litros consume para su elaboración (15.400 litros de agua para producir 1 kilo de ternera y cerca de 6.000 litros para 1 kilo de cerdo).

Por todo ello, muchos esfuerzos se centran en encontrar soluciones innovadoras que aseguren la conservación y protección de este bien tan preciado y, al tiempo, permitan la seguridad alimentaria del futuro. Un planeta saludable es garantía de bienestar social, económico y ambiental.

Existen muchas medidas que permiten potenciar un uso más sostenible del agua en diferentes contextos en todo el mundo. Un buen ejemplo de ello es la acuicultura española.

reflejo de agua acuicultura de españa
banco de peces acuicultura

Acuicultura, cultivar más con menos agua

¿Sabías que se trata de uno de los sectores primarios más respetuosos con el medioambiente? Para su desarrollo necesita menos recursos naturales que otras fuentes de producción de alimentos terrestres como la ganadería y agricultura tradicional.  La mitad del pescado que se consume en el mundo procede de la industria acuícola. Una práctica que según la FAO, podría solucionar los problemas alimenticios de las 9.700 millones de personas que se estiman seremos en este planeta en el año 2050.

Beneficios de la acuicultura

Aunque toda producción de alimentos tiene un impacto ambiental, el cultivo de peces, además de reducir la presión sobre las poblaciones naturales, presenta un uso más eficiente del agua que las actividades agrícolas. En España el sector agropecuario consume hasta un 70% del agua dulce, señala Greenpeace España.

Y eso no es todo, las ventajas frente a la ganadería y agricultura tradicional son numerosas. A diferencia del ganado vacuno, la industria acuícola apenas produce gases de efecto invernadero y no necesita grandes extensiones de terreno. A pesar de ser el país con mayor cosecha de acuicultura de la Unión Europea, el 5,5% de dicha actividad se realiza en aguas continentales, mientras la producción restante (94%) se produce en aguas marinas o salobres.

Desarrollo socioeconómico

Además, la acuicultura española desempeña un papel muy significativo en el desarrollo socioeconómico de zonas costeras y fluviales, conservando las culturas y población rural de esas áreas. Las estadísticas del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) señalan que el número de empleos generados en el sector de la acuicultura en España es, aproximadamente, de 16.000 personas en empleo directo y 40.000 en indirecto. En Europa se estima que el número de personas directamente empleadas en la acuicultura es de, aproximadamente, 85.000 personas.

Por tanto, no resulta arriesgado aventurar que la acuicultura contará con un papel clave en la alimentación del futuro; una alimentación más sostenible, integradora y responsable con las personas y el medio ambiente. España, por sus características físicas y medioambientales, debería ocupar un lugar de privilegio en el desarrollo de esa acuicultura sostenible y de calidad.

acuicultores con peces de acuicultura

*Fotografías donde aparece Mercedes Martín realizadas por Concha Gonzalo y Gonzalo Pérez Mata.

Otros artículos que te pueden interesar